Encontré esta foto del último día en Potrero de los Funes, unos años atrás. Viajé para participar de un concurso, en el que pinté una acuarela de un metro cuadrado bajo el sol, buscando agradar a la terna del jurado, entre quienes estaba Alvaro Castagnet.

Pero la foto no es de la acuarela presentada, sino de un rato de conexión que logré tener con el paisaje y conmigo, una vez terminado el evento.

Me di cuenta que esa sensación ES el premio. Hoy miro la foto y agradezco haber estado ahí, solo y a la vez rodeado de tanta presencia.